Últimas noticias

Información sobre el Comercio Exterior para Bolivia y el Mundo


IBCE E-941/2022
NOTA DE PRENSA

Informe del IBCE: 

“BOLIVIA NO CRECIÓ LO SUFICIENTE EN 2022, DEBEMOS REDOBLAR ESFUERZOS PARA CRECER MÁS EN 2023 Y LA CLAVE PARA ELLO ES EXPORTAR MÁS”

 

“El 2022 debía ser el año de consolidación de la recuperación económica del país, luego de que el crecimiento en 2021 de un 6,1% fue insuficiente para superar la caída del 8,7% del 2020, por la pandemia. La guerra Rusia-Ucrania, el contexto mundial marcado por la inflación, devaluaciones y amenazas de recesión; más, la alta conflictividad política y social en el país, y la terrible incapacidad que hemos demostrado tener los bolivianos para resolver nuestros problemas a través del diálogo, han impactado sobre la economía que no alcanzará el 5,1% de crecimiento proyectado para este año; de confirmarse los pronósticos de impacto del gobierno, debido a los paros, bloqueos y cercos, podría esperarse un crecimiento entre el 2% y 3%, insuficiente para generar más empleos y combatir la pobreza”, declaró Demetrio Soruco Henicke, Presidente del Instituto Boliviano de Comercio Exterior (IBCE), en Conferencia de Prensa en Santa Cruz, bastión de la economía del país.

Soruco dijo que la buena noticia del año es que el comercio exterior registra un segundo superávit consecutivo por la alta dinámica de las exportaciones que, con 11.632 millones de dólares a octubre, superaron ya el valor de todo el 2021, aunque ello no impidió que las Reservas Internacionales Netas (RIN) del BCB sigan cayendo, algo muy preocupante para la futura estabilidad económica del país.

“Pese a las adversidades, las proyecciones que hizo el IBCE, de récords de exportación e importación, se confirman para este año. Hasta octubre, las Exportaciones No Tradicionales significan 30% del total y, con casi 3.500 millones de dólares, superan ya todos sus registros de gestiones completas por el gran desempeño de las agroexportaciones, destacando la soya y derivados con un récord de 2.017 millones de dólares por más de 3 millones de toneladas, su mayor nivel histórico; seguida de la castaña, con 180 millones; la carne y derivados, con un nuevo hito de 154 millones de dólares; los derivados de girasol, con 127 millones; y, las maderas y manufacturas, con casi 90 millones, destacan entre los cerca de 800 productos no tradicionales exportados; los minerales suman casi 5.500 millones y los hidrocarburos, 2.630 millones”, indicó.

El Presidente del IBCE reiteró la proyección que hiciera dicha entidad para el 2022, de que las exportaciones superen su máximo registro del 2014 por casi 13.000 millones de dólares y que las importaciones se acerquen a los 12.000 millones, registrando un récord también. La importación a octubre sumó 10.807 millones de dólares, subiendo todos los sectores (combustibles y lubricantes, insumos, bienes de capital, equipos de transporte, bienes de consumo). “Es nuestra recomendación que se generen estímulos para una mayor sustitución competitiva de importaciones, p. ej., con una mayor compra de bioetanol por parte de YPFB a la agroindustria sucroalcoholera, y que se permita al sector privado producir biodiésel y se aliente la siembra masiva de cultivos de materias primas energéticas eficientes y, de manera general, se ofrezca mejores condiciones al capital extranjero para captar más inversión en exploración y explotación de hidrocarburos”, reflexionó.

Soruco dijo que, si bien el 2023 se presenta complicado por la alta inflación mundial, la subida de tasas de interés y la amenaza de recesión, “siempre de una crisis pueden surgir oportunidades, pero para eso es imprescindible un diálogo abierto entre el Gobierno y el empresariado, para avanzar en una Agenda conjunta, como la que propuso el Presidente del Estado en Expocruz, en septiembre pasado; hay que tomar decisiones urgentes y valientes, como el pleno uso de la biotecnología en el agro, lamentablemente no se está dando la importancia necesaria a este tema, porque, de haber podido utilizar esta gestión tan importante herramienta tecnológica en el sector soyero, hubiéramos obtenido más de 1.000 millones de dólares adicionales por su exportación gracias al aumento de la productividad; sin aumentar un metro cuadrado del cultivo, hubiéramos aprovechado los buenos precios de la soya para este año. Es imperativo tomar buenas decisiones, en la tardanza está el peligro”.

El Presidente del IBCE concluyó, con este mensaje de esperanza: “Bolivia es un país bendecido por Dios, tenemos más de 1.000.000 de km2 de territorio; contamos con todos los pisos ecológicos, climas y microclimas; poseemos ingentes reservas de minerales e hidrocarburos, por descubrir; la mitad del territorio son bosques, con uno de los más ricos reservorios de biodiversidad; poseemos tierras fértiles y agua dulce para producir todo lo que se pueda imaginar; contamos con mercados externos abiertos para exportar y, sobre todo, gente que lo que más quiere es, trabajar. Lograr un mejor futuro para Bolivia está en nuestras manos, lo podemos activar a través de un trabajo sinérgico público-privado, promoviendo el crecimiento de sectores con actividades que sean económicamente viables, ambientalmente sostenibles y socialmente responsables; de nosotros depende crecer más en 2023, así como que haya estabilidad económica y no se mueva el tipo de cambio; si priorizamos las exportaciones podemos generar muchos más empleos de calidad porque las posibilidades de comercio con el mundo son casi infinitas”, concluyó.

La Paz, 21 de diciembre de 2022