cerrar

NOTICIAS NACIONALES

IBCE, trabajando por una Bolivia digna, productiva, exportadora y soberana



Negocio de áridos mueve Bs 360 millones por año

  Publicado el: 26 de septiembre de 2016
Para los extractores de áridos cruceños, una pausa ecológica en todo el río arriesga los ingresos de 5.000 familias. El Searpi pide una explotación legal. La Guardia no percibe tasas de la extracción

Detrás del desastre del río Piraí y del conflicto por la explotación ilegal de áridos hay mucho dinero en juego. Millones. Así lo entiende el alcalde de La Guardia, Jorge Morales, que ha dicho que hay intereses de poderosos empresarios, al señalar a la Cámara de Productores de Áridos de Santa Cruz (Cadepracruz).

Así también lo creen en Cadepracruz, que culpa a Morales por el desastre ambiental y el conflicto, pues, en su opinión, se busca quitarles sus derechos para introducir a dragueros ilegales, usando la pausa ecológica en el río como pretexto.

Si se ven las cifras que mueven los áridos, el negocio es enorme. Según Enrique Cruz, presidente de Cadepracruz, este sector genera Bs 1 millón por día. Es decir, unos Bs 30 millones por mes, o Bs 360 millones al año. Y Cruz asegura que todo es legal. Para el presidente de Cadepracruz, los legales son aquellos que recibieron una concesión del Estado central para extraer áridos y que trabajan solo en el tercio central del río. Todos los demás, son ilegales. Lo que producen esos “ilegales”, no se cuentan en los Bs 360 millones al año, sino que la cifra sale de los que tienen cuadrículas concesionadas, cuya extensión de acerca a la plaza de Porongo.

Cruz, que es propietario de la empresa Dracruz, una de las mayores del sector, la propuesta de Morales arriesga los ingresos e inversiones de los legales, en favor de avasalladores.

Morales denunció la operación ilegal de decenas de dragueros en las riberas de su jurisdicción, devastando y contaminado el Piraí. Luego, el Servicio de Encauzamiento de Aguas y Regularización del Río Piraí (Searpi) reveló un informe con 343 delitos ambientales, de los cuales 201 corresponden a la depredación de barrancos y servidumbre ecológica del afluente.

Lo que ven los empresarios
Según Cadepracruz, una pausa ecológica para toda la cuenca del Piraí pone en serio riesgo unas miles de fuentes de empleo y los ingresos de unas 5.000 familias abocadas a la extracción de áridos; así como anularía el suministro para las constructoras cruceñas, justo ahora que el Estado emprende megaobras en la región, como la construcción del aeropuerto Viru Viru Hub, cuyo contrato es de $us 300 millones, de los cuales, según Cruz, alrededor del 20% se refiere a áridos.

Para Viviana Mariscal, directora de Medio Ambiente de La Guardia, el fondo del problema no son las fuentes de empleo o plata, sino de cumplir la ley. Y la ley del Plan de Uso de Suelo Santa Cruz señala que los barrancos, el área de servidumbre ecológica y el bosque en torno a las orillas del río no deberían ser afectados, como sucede en el kilómetro 12, en el cruce entre La Guardia y Porongo. Mariscal aclara, además, que La Guardia no percibe un solo peso por impuestos de lo que Cadepracruz estima que mueve su sector, salvo una tasa por uso de vías municipales de acceso al río.

Carlos Chalup, de Cadepracruz, contesta que los daños señalados por Mariscal son responsabilidad del alcalde guardieño, pues, según él, dictó años atrás una pausa ecológica en ese punto y en el kilómetro 23 y cuando los concesarionarios regulados acataron, cientos de dragueros avasalladores invadieron el lugar y lo devastaron.

Luis Aguilera, del Searpi, asegura que lo que corresponde es cumplir con el Reglamento ambiental de aprovechamiento de áridos y de agregados (RAAA), que la ‘pausa ecológica’ solo debe aplicarse en los tercios laterales del río y en los barrancos, pero que debe seguir la actividad de los dragueros legales en el tercio central del Piraí, pues eso ayuda a canalizar al río