cerrar

NOTICIAS NACIONALES

IBCE, trabajando por una Bolivia digna, productiva, exportadora y soberana



La ONU exhorta al gobierno de Áñez a revisar su decisión de clausurar el año escolar

  Publicado el: 04 de agosto de 2020
El organismo multilateral sugiere a Bolivia tomar el ejemplo de Perú, Colombia, Chile, Ecuador y México, que “están haciendo esfuerzos para que la educación continúe por métodos alternativos a los presenciales”

A través de un comunicado, la Organización de Naciones Unidas (ONU) exhortó al gobierno de Jeanine Áñez a revisar su decisión de clausurar el año escolar y garantizar la continuidad de las labores educativas en el país.

“El Sistema de las Naciones Unidas en Bolivia exhorta al Estado boliviano a revisar la decisión de la clausura del año escolar y extremar los esfuerzos para garantizar la continuidad de la educación en condiciones de igualdad, ya que la interrupción representa un retroceso para el desarrollo humano y una pérdida de oportunidades para tres millones de niños, niñas y adolescentes en Bolivia”, señala parte del comunicado del organismo multilateral.

.@ONUBolivia exhorta al Estado boliviano a revisar la decisión de la clausura del año escolar y extremar los esfuerzos para garantizar la continuidad de la #educación#ODS4 @minedubol @UNICEFBolivia @UNESCO @ssottoli
El comunicado en https://t.co/IJTiTnZqwk pic.twitter.com/DAGBvhcP66

— ONU Bolivia (@ONUBolivia) August 3, 2020

El domingo, el ministro de la Presidencia, Yerko Núñez, comunicó la decisión de la presidenta Jeanine Áñez de clausurar el año escolar debido a la propagación del nuevo coronavirus en el país. La misma mandataria, a través de un video en sus redes sociales, señaló la necesidad de la medida: “Lo hemos hecho por una sola razón: para cuidar la salud y cuidar la vida de nuestros niños, de nuestros jóvenes y nuestras familias”.

La ONU invocó el artículo 26 de la Declaración Universal de los Derechos Humanos: la educación es un derecho fundamental. “Pese a las condiciones excepcionales por la presencia de la COVID-19, es necesario actuar con urgencia para asegurar que niños, niñas y adolescentes tengan acceso a la educación y continúen aprendiendo de manera inclusiva y sin ninguna forma de discriminación”, dijo la ONU.

La decisión del Gobierno causó fuertes repercusiones en el país, desde los maestros, padres de familia y políticos. El magisterio se declaró sorprendido debido a que, según sus dirigentes, se encontraba en pleno proceso de aplicación del reglamento del Decreto Supremo 4260, de educación virtual, conocido el 7 de julio.

Mientras, los padres de familia, en el caso de las unidades educativas particulares, advirtieron que no pagarán pensiones en adelante, a riesgo de afectar la situación financiera de los empresarios de la educación.

En tanto, el candidato presidencial Luis Fernando Camacho, de Creemos, consideró que la clausura del año escolar implica la “graduación de los inútiles”, en alusión a Áñez y sus ministros. El expresidente Evo Morales dijo que “solamente en las dictaduras se clausuraba el año escolar”.

Carlos Mesa, candidato de Comunidad Ciudadana (CC), dijo que “el Estado ha tomado una decisión irresponsable, ha dejado a Bolivia sin salud y sin educación”. Y otro candidato, Jorge Quiroga, de Bolivia 21, afirmó que es “lamentable que respuesta a la pandemia sea clausurar el año escolar”.

La ONU, contrariamente a la decisión del gobierno de Áñez, consideró que “es importante ver y aprender de otros países en Latinoamérica, como México, Perú, Chile, Colombia y Ecuador que de igual manera han sido fuertemente golpeados por la pandemia y están haciendo esfuerzos para que la educación continúe por métodos alternativos a los presenciales”.

“Si bien los desafíos para ofrecer clases virtuales son significativos, es fundamental recordar que la educación vía internet no es la única alternativa de educación a distancia. El esfuerzo para modernizar el sistema educativo en Bolivia es un paso fundamental hacia el desarrollo del país; sin embargo, es un proceso que requiere tiempo y sobre todo recursos”, insistió.

Las clases presenciales en Bolivia están suspendidas desde el 11 de marzo, cuando en Oruro y Santa Cruz un día antes aparecieron los primeros casos de COVID-19. El Gobierno tardó tres meses para presentar el Decreto Supremo 4260, que desde el 6 de junio dispuso cuatro modalidades de educación virtual para reencaminar las labores educativas: virtual, a distancia, semipresencial y presencial.

El domingo, de manera sorpresiva, las clases fueron clausuradas, con el consiguiente paso automático de los estudiantes al curso inmediato superior. Sin embargo, también creó confusión sobre la situación de los colegios privados. Respecto de esto último, el ministro de Educación, Víctor Hugo Cárdenas, dijo que esas unidades educativas podrán coordinar con los padres de familia la continuidad de las labores educativas hasta el final del año.

(03/07/2020)