cerrar

NOTICIAS NACIONALES

IBCE, trabajando por una Bolivia digna, productiva, exportadora y soberana



Reducción del IDH e impuestos golpeará a los tres niveles en el segundo semestre

  Publicado el: 04 de agosto de 2020
Según Jubileo, los ingresos recibidos entre enero y junio de 2020, provenientes de los hidrocarburos, no consideran el desplome de los precios del petróleo y desde julio se tendrán fuertes caídas

Página Siete /  La Paz

Por el coronavirus (Covid-19), durante el segundo semestre de este año habrá una reducción del Impuesto Directo a los Hidrocarburos (IDH) y las recaudaciones tributarias, que golpeará a los tres niveles del Estado: central, departamental y municipal, señala un estudio de la Fundación Jubileo.

“La crisis del coronavirus, la caída de los precios internacionales del petróleo, la cuarentena y paralización de actividades, y otras medidas aplicadas con el objetivo de atenuar el impacto del Covid-19 ocasionará menor recaudación de impuestos. A partir de julio, el mayor efecto será la caída del IDH y regalías”, señala el estudio titulado “Caída de ingresos de municipios y gobernaciones”, expuesto por el investigador René Martínez.

En el caso de los gastos, anticipan que habrá una menor ejecución, principalmente de la inversión, debido a la paralización de actividades.

El experto explicó que los principales recursos que financian, en el caso del Gobierno central, son los impuestos y la renta por la explotación de recursos naturales (IDH y regalías), que ahora son afectadas por la menor recaudación de impuestos, y a partir de julio se sumará el efecto de la caída del precio de los hidrocarburos.

En el caso de las gobernaciones tienen como principal recurso las regalías, principalmente de hidrocarburos. Otra fuente de ingresos proviene del IDH y de la coparticipación a través del Impuesto Especial a los Hidrocarburos y sus Derivados (IEHD).

Para los municipios, el principal ingreso es la coparticipación tributaria y, en segundo lugar, están los recursos del IDH. Sólo en el caso de municipios más poblados, como las principales ciudades capitales, la recaudación de impuestos tiene un peso importante; el resto es altamente dependiente de las transferencias por coparticipación.

El descenso

Sobre la caída de hidrocarburos, Martínez explicó que desde fines de febrero pasado, el precio del barril de petróleo cayó por debajo del precio referencial del Presupuesto General (51,37 dólares por barril), lo que conlleva a que los ingresos por la renta del gas sean menores. Pero el peor momento se dio entre mediados de marzo y mayo, a la fecha continúa con una cotización baja.

“Los ingresos recibidos entre enero y junio de 2020, provenientes de la renta de hidrocarburos, aún no consideran el desplome de los precios del petróleo, y es previsible que registre una fuerte caída a partir de julio, pero desde agosto hacia adelante será peor. Pero no sólo por IDH sino que habrá una reducción en la coparticipación que será alto, porque las recaudaciones impositivas registraron un descenso del 30% hasta junio”, indicó el investigador.

Para Jubileo, la suspensión temporal y reasignación de recursos del Fondo de Promoción a la Inversión en Exploración y Explotación Hidrocarburífera, si bien esta determinación puede, en cierta medida, compensar la caída del IDH, sólo permitirá atenuar la disminución de ingresos.

Sobre los gastos que realizaron los niveles del Estado, dijo que por un lado se reducen las inversiones y por otro lado se hacen modificaciones presupuestarias. A mayo pasado, el nivel central registra la mayor ejecución con el 36%, con relación al presupuesto aprobado; mientras que los gobiernos departamentales alcanzaron un 24%, y los municipios sólo ejecutaron un 20%.


En una anterior publicación de este medio, dos expertos calcularon que las regiones y universidades recibirán 53% menos de lo fijado en el Presupuesto General del Estado (PGE 2020), a causa de las menores ventas de gas y la caída del precio del petróleo en los mercados internacionales.

Para 2020 se ha presupuestado, inicialmente, un monto de  9.777  millones de bolivianos por IDH y regalías, considerando un precio del barril de petróleo proyectado de  51,37 dólares.