NOTICIAS NACIONALES

IBCE, trabajando por una Bolivia digna, productiva, exportadora y soberana



El precio del alimento para pollos aumentó en 23% entre 2016 y 2018

  Publicado el: 04 de julio de 2018

Roger Medina y Josué Hinojosa

Entre 2016 y 2018, el precio de la harina de soya solvente (el principal insumo para la alimentación de pollos) se incrementó en un 23 por ciento, según datos de la Asociación de Pequeños y Medianos Productores de Cochabamba (Aspymad).

Según el documento, al primer semestre de 2018, el insumo tuvo un costo acordado de 1959 bolivianos por tonelada, frente a los 1596 registrados en el segundo semestre de 2016.

Los avícolas manifestaron ayer su malestar en las ciudades de Cochabamba, Tarija y Santa Cruz, regalando cerca de 1.500 pollos vivos como medida de presión a más de dos años de haberse declarado en estado de emergencia por la crisis de los precios de comercialización.

Los pequeños y mediados productores de pollo consultados por Los Tiempos cuestionaron la política de banda de precios de la soya y sus derivados, implementada e impulsada por el Gobierno central desde 2013.

El presidente de la Federación Nacional de Productores de Avícolas, Edgar Sandoval, explicó que la banda de precios de la soya y sus derivados se negocia dos veces al año entre los sectores productivos del país para establecer precios máximos y mínimos. Sin embargo, a cinco años de su vigencia, señaló que nunca se implementaron los valores mínimos.

Destacó que la medida beneficia a sus afiliados y lamentó que también se aplique a los grandes productores con mayor capital de inversión. “Es ambigüedad bien paradójica para los avicultores”, agregó.

Mientras tanto, el presidente de la Federación Avícola de Cochabamba, Héctor Cordero, explicó que el Gobierno tiene la intención de autorizar un incremento de 50 dólares en la soya y sus derivados, lo que tendrá incidencia en los costos de producción de los pequeños y medianos productores. De concretarse esta medida, el sector afrontará un aumento del 70 por ciento con la banda de precios.

“En estos años, hemos potenciado a la empresa grande y no al pequeño y mediano productor”, afirmó.

Sube la soya

El incremento de 15 a 20 dólares del precio de la tonelada de soya adquirida por las industrias oleaginosas afecta negativamente en el sector avícola, puesto que las aceiteras pretenden incrementar entre 35 a 50 dólares por cada tonelada de harina de soya solvente, producto derivado de la soya.

El presidente de la Comisión de Avicultores de Bolivia, Winston Ortiz, explicó que el incremento ahondará la crisis de los pequeños y medianos avicultores, puesto que subirá el costo de producción del pollo, que actualmente alcanza a 8,20 bolivianos, mientras que el precio de comercialización es de solamente 6 bolivianos.

Ortiz dijo que las industrias aceiteras sustentan su intención de aumentar el precio de la harina de soya solvente por un incremento previo del precio del grano de soya que se produjo en la pasada campaña agrícola.

Al respecto, Deicy Choque, ejecutiva de la Federación de Campesinos de las cuatro provincias del Norte Integrado, organización que aglutina a pequeños y medianos productores, indicó que el incremento del precio del grano obedece a los elevados costos de producción que restaban la obtención de utilidades. Explicó que los productores pidieron trabajar en función al precio de exportación y por ello surgió la posibilidad de aumentar el precio de 290 a 320 dólares por tonelada.

Por su parte, el presidente de la Asociación de Productores de Oleaginosas y Trigo (Anapo), Richard Paz, aseguró que no hay ninguna información oficial respecto al incremento del precio de la harina de soya solvente y que las afirmaciones del sector avicultor tienen un “tinte de especulación”.

Agregó que el problema de los productores de pollo se debe a la elevada oferta, que provoca bajos precios.

 

CRITICAN MALTRATO HACIA LOS ANIMALES

Aunque los productores de la Federación Nacional de Productores de Avícolas solicitaron ayer formar filas para entregar pollos de forma gratuita en la plaza principal de Cochabamba, se registraron incidentes entre los ciudadanos que se desesperaron para evitar quedarse con las manos vacías. Ante la aglomeración de las personas, los dirigentes arrojaron las aves desde un camión.

La situación provocó forcejeos entre los beneficiarios que se disputaron los pollos. Los usuarios de las redes sociales criticaron las medidas y las calificaron como maltrato hacia los animales.