NOTICIAS NACIONALES

IBCE, trabajando por una Bolivia digna, productiva, exportadora y soberana



La COB califica de burla oferta oficial del 0% al mínimo

  Publicado el: 25 de abril de 2018

Según la COB el Gobierno ofreció 3,5% de aumento al haber básico y no subir el salario mínimo; el Ministro de Trabajo dijo desconocer ese planteamiento.

La Central Obrera Boliviana (COB) calificó ayer como una “burla” del Gobierno la oferta de 0% de incremento al salario mínimo nacional, y 3,5% al haber básico y rechazó la  propuesta. El ministro de Trabajo, Héctor Hinojosa, dijo que desconoce si se hizo un planteamiento al respecto.

“La COB se indigna y estamos molestos por esa propuesta, porque finalmente ellos (el Gobierno) no se pueden hacer la burla del pueblo y nosotros no nos podemos hacer la burla de los trabajadores”, declaró Juan Carlos Huarachi, secretario ejecutivo de la COB.

La propuesta fue realizada, según los trabajadores, en la última reunión con el Ministerio de Economía,

Según Huarachi,  en las otras  mesas de negociación hubo avances y el tema del incremento salarial estaba reservado para ser negociado al final.

Explicó que el tema del incremento salarial se había decidido analizar en última instancia, pero ahora existen dudas. Por eso es que  ayer, desde la COB, se ha solicitado al Gobierno que, de manera oficial, les haga conocer   cuánto es el porcentaje de ajuste salarial propuesto.

“Nos preocupa que nos digan 3,5% al haber básico y 0% al mínimo nacional. Creemos que nosotros, como COB, estamos en la obligación ya nomás de convocar a un ampliado de emergencia e informar a los trabajadores, primeramente de los avances y, asimismo, hacerles conocer nuestro descontento en el porcentaje del incremento salarial”, remarcó Huarachi.

 Hinojosa, en contacto con radio Panamericana, informó que en la comisión salarial, el ministro de Economía, Mario Guillén,  lo que hizo fue hacer una presentación de la situación económica.

“Desconozco que se haya hecho el planteamiento de algún porcentaje, primero porque  estuve ausente de la comisión, pero segundo porque  creemos que se han debido plantear aspectos que están en debate, está todavía en análisis”, aclaró.

   Remarcó que la definición del tema salarial se dará cuando concluya el análisis en esa mesa, de modo que algunos puntos controversiales sean definidos con el presidente Evo Morales.

Además, recalcó que   la oferta del Gobierno en los últimos 12 años  siempre ha  sido    fijar un salario por   encima de la inflación de modo que reponga el poder adquisitivo.

El secretario ejecutivo de la COB  subrayó que los trabajadores mantienen su  propuesta de incremento salarial de un  10% al haber básico y 15% al salario mínimo nacional.

“Ratificamos la propuesta que tenemos, que hemos ido trabajando, tocando parámetros acordes a la canasta familiar y la estabilidad laboral. No nos estamos disparando con las propuestas, estábamos viendo de llegar por lo menos a un 10% al mínimo nacional, donde está el grueso de los trabajadores del país”, dijo.

Para Orlando Gutiérrez, secretario ejecutivo de la Federación Sindical de Trabajadores Mineros de Bolivia (FSTMB), el ofrecimiento del Gobierno sólo puede satisfacer las expectativas de los empresarios y es un claro globo de ensayo para evaluar reacción del sector privado.

El secretario ejecutivo de la  federación de fabriles, Vicente Pacosillo, acotó que la oferta gubernamental es “insuficiente”, pero que será en el ampliado de la COB el que se decidirá si se la acepta o rechaza.

Para el gerente del Instituto Boliviano de Comercio Exterior (IBCE),  Gary Rodríguez, la oferta de “3,5% es mejor que 10%”.

“Abogamos por una actitud racional, sensata, mesurada de los dirigentes de la COB, porque Bolivia no está viviendo el auge de la época de bonanza”, opinó.

El salario mínimo nacional es un indicador importante, porque a partir de su fijación, sirve para el cálculo del bono de antigüedad, subsidios emergentes de la seguridad social y el pago del RC-IVA.

Punto de vista
Rolando Jordán, economista 

“Es una oferta racional ”

La oferta de incremento salarial del Gobierno a la Central Obrera Boliviana (COB) es recomendable, si es que el objetivo de la política económica es mantener la estabilidad macroeconómica y la inflación, compatible con la estabilidad de los precios.

Por eso se habla de que el incremento salarial sea acorde y no mayor a la inflación, para mantener el poder adquisitivo del salario.

La oferta que ha presentado el Gobierno a la COB es racional, claro que sí, ya que se ve que busca priorizar la estabilidad económica y macroeconómica sin sacrificar el crecimiento del país.

 La oferta del 0% de incremento al mínimo nacional es un cambio. La política del Gobierno sobre el salario nacional ha sido una política orientada por la aparentemente redistribución del ingreso, pero que ha erosionado seriamente la capacidad impositiva del mercado en la  economía boliviana para generar empleo.

Con los incrementos salariales se ha encarecido de manera exagerada el salario para los que ingresan por primera vez al mercado de trabajo, fortaleciendo las tendencias hacia la informalidad.

Supongo que el Gobierno quiere dar un vuelco de conversión en cuanto a corregir esto.
Una evaluación seria debería mostrar que subir el salario mínimo nacional se hace a costa de generar menos empleo y eso es una corrección que había que hacerla.

El planteamiento del 10 y 15% son poses no sustentables para nuestra economía y son posiciones un tanto demagógicas que no creo que sea bueno sostenerlas hasta el final.

Empresarios piden priorizar la protección del empleo

El presidente de la Confederación de Empresarios Privados de Bolivia, Ronald Nostas, lamentó ayer el conflicto que se generó en la negociación entre el Gobierno y la COB por el aumento salarial.

 Opinó que esta situación se debe a que todo el diálogo se concentra en la pulseta por el porcentaje de incremento, sin considerar la necesidad de proteger el empleo digno que, en su criterio, es un tema integral y sustancial para el país.

“No está en juego la posición de los dirigentes o de las autoridades, sino el bienestar de los trabajadores que desarrollan sus actividades en la informalidad, de los desempleados y de los cientos de miles de jóvenes que tratan de obtener un empleo, cuyo futuro depende de las decisiones y de las actitudes que tengamos frente a este tema”, afirmó, según una nota de prensa.

Añadió  que este resultado es una evidencia más de que la negociación bipartita ya no puede mantenerse vigente. “En este espacio tan importante debieran estar todos los involucrados y no sólo la dirigencia de uno de los sectores que, además, se opone a que participen los otros interesados, lo que genera que el  diálogo pierda solidez y legitimidad”, precisó.

Insistió  en que la negociación del incremento debe tomar en cuenta la palabra de empresarios, trabajadores y Gobierno

“La forma en que se abordó este tema ha llevado a que los trabajadores vulnerables pierdan cada vez más, porque la mayor parte de los incrementos favorece al contrabando y la informalidad”, manifestó Nostas.