NOTICIAS NACIONALES

IBCE, trabajando por una Bolivia digna, productiva, exportadora y soberana



Contraste, el 2017 la brecha comercial con China creció en un 34%

  Publicado el: 14 de febrero de 2018

Contraste,-el-2017-la-brecha-comercial-con-China-crecio-en-un-34%

Desde un lápiz, pasando por diversos utensilios y servicios electrodomésticos, hasta accesorios para celulares inteligentes (smarphones), entre otros “bienes de capital” importados: todo es de origen chino", dice el común de la gente. La expresión generalizada está en los mercados, en los centros comerciales y las tiendas importadoras. Es que al gigante asiático le compramos muchísimo más de los que vendemos como Bolivia.

Y las cifras del Instituto Nacional de Estadísticas (INE), muestran incontrastablemente tal situación:  el déficit comercial con China, al término del 2017, alcanzó los $us 1.625 millones, con un crecimiento en negativo del 34%. Además, dicha cifra supera al mayor déficit comercial de la historia que registró Bolivia el año pasado al situarse en $us 1.302 millones, como refleja un análisis del Instituto Boliviano de Comercio  Exterior (IBCE).

Los efectos de esta situación en nuestra economía, explica el economista Germán Molina, implican que de nuestro país salen más dólares hacia China e ingresa pocos dólares de dicho país a Bolivia. "También favorecemos que trabajadores chinos en su país continúen fortalecidos su actividad y en Bolivia, paulatinamente declinan los puestos de trabajo de empresas bolivianas y no sean favorables la creación de nuevos puestos de trabajo para profesionales jóvenes", argumentó.

En cambio, para el investigador y exdirector del Centro de Documentación e Información Bolivia (Cedib), Marcos Gandarillas, la situación de la relación de China con Bolivia, es similar con América Latina, además señala que el tema de fondo es que para el gigante asiático, la mayor ambición apunta a la actividad extractiva de nuestro país en proyectos millonarios. Para ello,  China apuesta a financiar con recursos frescos que acrecientan el endeudamiento externo, pero bajo condición que esos proyectos a ser financiados sean adjudicados o contratados por Bolivia a las  empresas chinas, lo que definitivamente encidirá en una dependencia mucho mayor de nuestra economía y la expansión de la brecha comercial entre ambos países. 

"El desembarco masivo de empresas chinas de muy variado tipo, acompañadas del apoyo estatal, cientos de firmas (sin o con muy poca experiencia o reputación internacional) se hacen cargo de megaobras multimillonarias. Eso nos debe preocupar más que las cifras macroeconómicas", argumentó.

En el desglose de las cifras.  En esa relación de exportación e importación entre Bolivia y China, el contraste es cada vez más grande y desproporcional.

Según el INE, Además de tener una balanza comercial negativa el 2017, la mayor importación que hace Bolivia es de China, representando un 22%. Si bien las exportaciones bolivianas el 2017 tuvieron una recuperación de 10,5%  respecto al 2016, en el caso con China la situación fue adversa. Las exportaciones a dicho país cayeron de $us 480 millones de dólares el 2016 a  solo $us 401 millones el 2017, un bajón en cifras porcentuales del 16,4%.

Mientras las compras externas a nivel nacional el 2017, respecto al 2016 alcanzó un incremento del 9%, pero con China las importaciones en valor se incrementaron en 19,5%. 

El 2016, Bolivia importó desde China por un valor de $us 1.696 millones; en cambio, el 2017 este alcanzó los $us 2027 millones, constituyéndose en el 22% de todas las importaciones realizadas en esa gestión. Las compras sobre todo de bienes de capital, proceden de Brasil (18%), Argentina(16%) y Estados Unidos (8%).

En ese contexto, lo exportado por Bolivia ($us 401 millones) con relación a lo importado desde China ($us 2.027) millones, representa solo el 20%. Es decir, nuestro país compra 80% más de lo que vende a China, lo que implica un déficit comercial de $us 1.625 millones.

Armando Méndez, economista y expresidente del Banco Central de Bolivia, señaló que es preocupante tener un saldo comercial tan desfavorable con China, por lo que sugiere que es momento que el país busque la manera de dinamizar y diversificar su oferta exportable a China, si se quiere atenuar la brecha. 

En cambio, Oswaldo Barriga, presidente de la Cámara de Exportadores de Santa Cruz (Cadex), en su momento al hacer un balance al desempeño del comercio exterior boliviano, señaló que urge trabajar de manera más intensa en nuestra oferta exportable y el acceso a nuevos mercados a través de los mecanismos que corresponden. "Para eso toca empezar a trabajar en aquellas políticas que hoy le ponen una camisa de fuerza a las exportaciones", señaló, aunque queda claro que en términos de exportación, uno de los mayores mercados sigue siendo, ademas de Brasil y Argentina en el tema hidrocarburífero, otros países de la región y Estados Unidos.

Según el IBCE, durante el 2017 los principales destinos de las exportaciones bolivianas fueron: Brasil con un 18%, Argentina con 16% y Estados Unidos 8%.

Efectos y preocupaciones.  Las exportaciones a China, según la experta en comercio exterior y jefe de Unidad de Estadísticas del IBCE, Jimena León, los productos elaborados en China tienen cada vez más presencia dentro del mercado boliviano. En el 2011 llamó al análisis que las compras externas realizadas al gigante asiático superarían los 1.000 millones de dólares, sin embargo, seis años después esta cifra se duplicó registrando un nuevo récord al pasar los 2.000 millones de dólares en importaciones,. "Eso trajo consigo el incremento del déficit comercial que tiene Bolivia con China, y cabe mencionar que es el mayor déficit comercial bilateral que tiene Bolivia, ya que por el lado de las exportaciones, estas solo alcanzaron en el 2017 los 401 millones de dólares experimentando una caída del 16% respecto al 2016", enfatizó.

En ese ámbito, Molina señala que cuanto más aumente la brecha deficitaria de nuestra balanza comercial con China más aumentará el drenaje o desgaste de las reservas internacionales netas del Banco Central de Bolivia (BCB), disminuyendo los puestos de trabajo, cierre de las empresas, por lo que  las perspectivas de emprendimientos son desfavorables.

"El mercado interno formal e informal de productos chinos está abarrotado de diversos artículos desde alfileres hasta equipos y maquinaria y los consumidores bolivianos durante el 2017 y primer mes del 2018 disminuyeron sus compras por motivo de precaución ante la desaceleración de la economía boliviana y otras variables no económicas, no favorables", finalizó Molina.

1,2 Por ciento
Fue el incremento del déficit comercial de Bolivia el 2017 con respecto al 2016.

22 Por ciento
Representa las importaciones desde China  con relación al resto.


Punto de vista

"China es para Bolivia una atractiva alternativa'

"Bolivia importa principalmente desde China suministros industriales, seguido de bienes de capital y equipos de transporte que vienen a cubrir la demanda industrial que tiene el país para producir, pero también se compra artículos de consumo, algunos que no se producen en el país como los electrodomésticos, o algunos que si se producen y vienen a competir directamente con la producción nacional como son los calzados, ropas, muebles, etc., por su precio competitivo que tienen. Dicho de otra manera, los productos chinos permiten al país producir, satisfacer demandas de consumo, y competir, pero este último es saludable mientras se tenga -en la medida que sea posible- las mismas condiciones de mercado.

Existen también oportunidades para los productos bolivianos dentro del gran mercado chino, no solo para los minerales que son los que actualmente se exportan principalmente para abastecer su industria, sino también para las Exportaciones No Tradicionales con productos como la quinua, tarwi, cañahua, carne, tejidos de alpaca, entre otros, dado que existen nichos de mercado que pueden ser explotados mientras se pueda producir con calidad y a buen precio.

Para finalizar, China es para Bolivia una atractiva alternativa para abastecerse de bienes no producidos en el país, pese a no tener un acuerdo comercial de liberación arancelaria y su distancia geográfica, es atractiva por encima de Brasil, Argentina y Perú con los que, si se tiene acuerdos comerciales y son nuestros vecinos, por tanto, más que una dependencia se tiene una complementariedad y esta situación se mantendrá en el corto y mediano plazo".

Jimena León
Analista en Comercio Exterior