NOTICIAS NACIONALES

IBCE, trabajando por una Bolivia digna, productiva, exportadora y soberana



Las empresas de alimentos pisan el acelerador con sus productos navideños

  Publicado el: 14 de noviembre de 2017

A menos de seis semanas de la Navidad, las empresas de carnes (pollo, pavo y cerdo) y de panetones pisan el acelerador para tener todo a tiempo. Hay mucha expectativa, pues este año no habrá segundo aguinaldo. En ese contexto, se espera que los empleadores retomen su costumbre de obsequiar a sus trabajadores lo típicos canastones con los alimentos mencionados.

Los empresarios de alimentos indican que en los últimos días han incrementado su personal y realizan inversiones en publicidad y marketing. Boletín de noticias Reciba cada mañana la información escencial. Suscríbase ahora ¡Suscribase! Nombres: * Apellidos: * Documento de identidad: * Teléfono/Celular: * Correo electrónico *

Los empresarios consultados por este medio indicaron que proyectan mejorar sus ventas por segundo año consecutivo, luego del “freno” percibido entre 2014 y 2015, gestiones en las que se otorgó el pago del segundo aguinaldo, afectando los rubros.

Cambios de consumo

El presidente de la Asociación de Avicultores de Cochabamba (ADA), Willy Soria, considera que los cambios en el consumo y la situación económica fueron los factores determinantes para que los consumidores reduzcan el consumo de pollo en las fiestas de fin de año.

“Antes solamente se comía pollo en estas ocasiones (Navidad y Año Nuevo). Ahora más se come carne de cerdo. Entonces, estamos con dificultades”, afirma Soria

Asimismo, sostiene que el pago del doble aguinaldo provoca que muchos empleadores dejen de obsequiar el canastón navideño que tradicionalmente contenía dos unidades de pollo.

A partir del 2010, se identificó una disminución del volumen de producción, que subía un 50 por ciento lo generado en meses anteriores a las fiestas. Ante este panorama, proyecta un escaso incremento del 6 por ciento para este año.

Contrariamente, el presidente de la Asociación Departamental de Porcinocultores  de Cochabamba, (Adepor), Germán Aguilar, espera que las granjas asociadas produzcan 2.500 toneladas mensuales en noviembre y diciembre, frente a las 1.000 mensuales el resto del año. “Éste ha sido el peor año para el sector. Tenemos la esperanza  de que en noviembre y diciembre se alivien las pérdidas que hemos tenido en este año. Es una especie de esperanza para el productor”, afirma.

El gerente de pavos San Nicolás, Humberto Arana, explica que la empresa bajó su producción este año por la desaceleración económica y precisa que el consumo de pavo en Bolivia se limita a las fiestas de fin de año. “Desde que hemos iniciado la producción, hace 15 años, hemos ido creciendo. Este año, ha parado el crecimiento”, indica.

Contrariamente, los productores de panetones consultados por este medio aseguran que el sector mantiene su ritmo de crecimiento, luego de haber experimentado un “freno” en los años que se pagó el doble aguinaldo.

Para esta gestión, esperan incrementar su producción hasta en un 15 por ciento. “Se refuerza el personal en producción como en venta se tiene que trabajar hasta fin de año, se incrementa el volumen de publicidad y se tiene que trabajar mucho en distribución”, explica el gerente de panetones Zelada, Juan Aliz.

De manera similar, el jefe administrativo de alimentos UV (Univalle), Eric Sempertgui, indica que para este año se pretende incrementar su producción de panetones hasta alcanzar las 15 mil unidades frente a las 7 mil de la gestión pasada.

 

DATOS

Avícultores proyectan 6 por ciento de aumento. En las fiestas de fin de año, hasta 2010, incrementaban el volumen producido en 50 por ciento.

Porcinocultores esperan duplicar producción. Los productores proyectan llegar a las 2.500 toneladas de carne de cerdo en cada uno de los dos últimos meses.

Fabricantes de panetón aspiran a crecer 15%. Los empresarios del rubro indicaron que el crecimiento es continuo, aunque notaron dificultades en las gestiones que se pagó doble aguinaldo.

 

TESTIMONIOS

 

PORCINOCULTORES ALISTAN RECUPERACIÓN DEL SECTOR

El presidente de la Asociación departamental de Porcinocultores de Cochabamba (Adepor), Germán Aguilar, espera que las fiestas de fin de año mejoren las ventas de los productores. Sin embargo, considera que no debe ser el único medio para revertir la crítica situación del sector.

Para ello, los porcinocultores elaboran un sello de garantía para diferenciar la carne de cerdo que viene de granjas con registro sanitario de las que funcionan de manera clandestina con el objetivo de alcanzar un consumo per cápita anual de seis kilogramos.

Aguilar agrega que se optó por el etiquetado de la carne de cerdo debido a la sobreproducción que generó el incremento del precio de los insumos, sumado a la desconfianza de la población sobre la calidad del producto.

El consumo per cápita de carne de cerdo en Cochabamba es de cuatro kilos al año, uno de los más bajos. En Santa Cruz, el consumo per cápita supera los nueve kilos al año, y en La Paz fluctúa entre los cinco y siete.

 

PAVO, UN ALIMENTO “DE LUJO” PARA LOS BOLIVIANOS

El gerente de pavos San Nicolás, Humberto Arana, considera que los bolivianos no tienen el hábito de consumir carne de pavo, porque es un alimento tradicional considerado como un “lujo”.

En este sentido, explica que el elevado costo al consumidor con relación a otras carnes limita su comercialización.

Actualmente, el kilo de pavo ronda los 46 bolivianos, frente a los 14 de pollo o a los 20 de cerdo.

“La gente tampoco tiene el hábito de consumo de la carne de pavo. Si se puede comparar con la carne de cerdo, por ejemplo, estamos muy bajos en el consumo de carne de cerdo también”, precisó.

Se estima que el boliviano promedio consume 37 kilos de carne de pollo al año, según un reporte de la Asociación Latinoamericana de Avicultura (ALA),  frente a los cuatro de cerdo.  

No se cuentan con datos del consumo de pavo en Bolivia. Sin embargo, al país ingresan 15 mil pavos bebés por año.