NOTICIAS NACIONALES

IBCE, trabajando por una Bolivia digna, productiva, exportadora y soberana



YPFB, más de 10 años en medio de denuncias

  Publicado el: 16 de junio de 2017

Desde 2006, cuando se produjo la nacionalización de los hidrocarburos y la reconstitución de la estatal petrolera Yacimientos Petrolíferos Fiscales Bolivianos (YPFB), la empresa tuvo siete presidentes interinos que fueron destituidos en medio de denuncias de corrupción que llegaron a la justicia, aunque no todas se aclararon.

De los siete hombres fuertes de hidrocarburos, dos fueron detenidos y enviados al penal de San Pedro, Santos Ramírez y Guillermo Aruquipa, ambos compañeros de partido y hombres cercanos al entorno del presidente Evo Morales.

 De los dos, hoy solo Santos Ramírez guarda detención en el penal de San Pedro y enfrenta una docena de juicios que él cree que están digitados desde el mismo poder que pretende mantenerlo detrás de las rejas, según dijo a EL DEBER luego de conocer la noticia del cambio de presidente en YPFB.

Los expresidentes
Jorge Alvarado fue el primer presidente de YPFB, pero duró menos de un semestre tras ser acusado de la firma de un contrato de exportación de petróleo a Brasil con una intermediaria, y aunque se mencionó un daño de $us 39 millones, no hubo investigación y al final, en agosto de 2006, fue reemplazado por Juan Carlos Ortiz Banzer.

Ortiz Banzer duró un poco más, de agosto de 2006 a enero de 2007, y en conferencia de prensa anunció su retiro de la entidad al señalar que su visión de empresa no fue comprendida por las autoridades del sector. 

 Luego asumió Manuel Morales Olivera, pero duró tres meses en el cargo, de enero a marzo de 2007. El denominado caso Rugrats fue lo que condenó a Morales, tras ser sindicado por el propio ministro Carlos Villegas. Su gestión había sido cuestionada por la firma de 44 contratos mediante negociaciones secretas con las petroleras.

A Morales lo reemplazó el ex- asesor y hombre cercano a Evo Morales, Guillermo Aruquipa, y fue designado en plena crisis de provisión de gas licuado a la ciudadanía. Juró en marzo de 2007 y duró un año; en 2009 fue acusado de tres delitos, pero luego fue liberado porque no le probaron nada y hoy trabaja como funcionario estatal.

En 2008 asumió la presidencia de YPFB Santos Ramírez y cuando este fue acusado, el entonces ministro de Hidrocarburos, Carlos Villegas, en 2009, tomó el puesto convirtiéndose en el presidente que duró más años en la institución, pero igual enfrentó denuncias de corrupción y nepotismo, aunque nunca fue investigado. Villegas falleció tras padecer una enfermedad terminal; lo sucedió Guillermo Achá, quien inició su gestión en 2015 y enfrentó denuncias de corrupción en el caso taladros, hasta que fue cambiado ayer, día en que asumió Óscar Barriga.

Desde el penal
Santos Ramírez, cuya gestión estuvo marcada por los casos Sipsa y Catler, y que hoy cumple una condena de 12 años desde enero de 2012, ayer insistió en ser inocente y aseguró que nunca lo dejaron sacar los documentos de sus oficinas para presentar sus descargos.
Desde el penal, advirtió de que si no se digitaliza la forma de contratación en YPFB, la corrupción no va a desaparecer. 

Está recluido en San Pedro
Santos Ramírez habla desde el penal

Entre rejas
El expresidente y hombre fuerte del MAS no pierde de vista el acontecer político, ayer vio la posesión del nuevo mandamás de YPFB en el penal.

Sus procesos
Dice que le abrieron 12 juicios y salió airoso en varios de ellos, pero por alguna razón los fallos se revocan en Sucre.

Delegado
Santos Ramírez es delegado de su sección en el penal y realiza trámites para sus compañeros de encierro todos los días en los tribunales.

Silencio
Prefiere no acusar a ninguno de sus sucesores y evita mencionar los casos de corrupción que él conoce.