IBCE Data Tr@de



Santa Cruz, 31 de octubre de 2013

Coca: recuerdan a Evo promesa de 20 mil Ha

Un dirigente del trópico de Cochabamba pide respetar un presunto acuerdo de 2008

Uniformados de la Fuerza de Tarea Conjunta erradican cultivos de coca en una localidad del municipio de Apolo, La Paz. -   Afp Agencia

Los productores de coca del trópico de Cochabamba y de los Yungas de La Paz anticiparon ayer que exigirán al presidente Evo Morales que cumpla su compromiso y respete las 20 mil hectáreas de la hoja que aseguró legalizaría a poco tiempo de asumir el Gobierno. Ratificaron que no aceptarán la reducción de los cultivos a 6 mil hectáreas que, según el informe preliminar del estudio de la hoja, serían suficientes para el consumo legal.

El asambleísta departamental por el trópico de Cochabamba Édgar Torres recordó que en 2008, durante un congreso de las Seis Federaciones de Productores del Trópico de Cochabamba, en la localidad de Lauca Ñ, en el que participó el presidente Morales como máximo ejecutivo de esta organización, se resolvió ampliar el límite de los cultivos legales de coca a 20 mil hectáreas.

En contrapartida, en dicho congreso, los cocaleros se habrían comprometido, para coadyuvar al Gobierno en la lucha contra el narcotráfico, a respetar el “cato” de coca y establecer un control social para evitar la expansión de los cultivos.

“Creo que los acuerdos se deben cumplir, en septiembre de 2008 se firmó un acuerdo (con los productores cocaleros) y se estableció que en Bolivia debe haber unas 20 mil hectáreas y eso es lo que se requiere”, indicó a Erbol, el diputado oficialista y dirigente de los Yungas, Jorge Medina.

Por su parte, el senador oficialista y dirigente de los cocaleros del trópico de Cochabamba, Julio Salazar, dijo que las 20 mil hectáreas resultaron del estudio denominado Carter-Mamani, realizado en 1970 por las Naciones Unidas y USAID y en base al cual se fijaron las 12 mil hectáreas reconocidas en la Ley 1008, que está en vigencia desde 1988.

“En ese entonces, no existía mucha población en el país, los tiempos han cambiado, ahora industrializamos la coca, la gente pijchea más, hay más gente, existe más demanda”, argumentó Salazar, para justificar la legalización de las 20 mil hectáreas de cultivos, que los cocaleros están decididos a hacer respetar.

“No vamos a permitir menos de las 20 mil hectáreas, 12 mil en los Yungas, siete mil en el Chapare y mil en las zonas tradiciones”, reiteró por su parte Torres.

En días pasados, el Movimiento Sin Miedo (MSM) dio a conocer un informe preliminar al cual tuvo acceso, del estudio integral de la hoja de coca que el Gobierno realizó con el financiamiento de la Unión Europea para cuantificar el consumo legal de la hoja.

Ese informe evidenciaria que se redujo considerablemente el consumo legal y que se requerirían tan solo 6.000 hectáreas para el consumo tradicional, medicinal y cultural y no así las 12.000 hectáreas que señala la Ley 1008 y mucho menos las 20.000 hectáreas que pretende legalizar el gobierno.

“Se trata de uno de los ocho sub- estudios que hacen al estudio integral del consumo de la hoja de coca en Bolivia, figuran los resultados de la encuesta realizada por el Instituto Nacional de Estadística INE entre 2010- 2009, la cantidad de hoja de coca demanda en el país se reduce”, dijo el vocero del MSM, Edwin Herrera.

Herrera informó que en los próximos días, el jefe nacional de esa tienda política Juan del Granado dará a conocer la totalidad de los datos expuestos en ese informe preliminar, “exigimos que se den a conocer esos datos, el estudio data de hace tres años”, dijo.

Según el presidente departamental de Cochabamba del MSM Mario Orellana, el informe preliminar, calificaría al control social practicado por los cocaleros del trópico como deficiente, constata el incremento de plantaciones de la hoja de coca en zonas como los parques nacionales y Apoyapa, “dice también que el proceso de industrialización no tiene resultados”, dijo.

Caso apolo

Comunarios de Apolo dijeron ayer que peruanos están asentados en otra zona, cerca a la frontera, lejos del sitio donde ocurrió el asesinato de agentes antidroga y un médico.

Coca peruana

Más de tres toneladas de hoja de coca fueron intervenidas en un camión perteneciente a la Empresa Nacional de la Coca (Enaco), en la zona de Wirupata, Perú, en la frontera con Bolivia, cuando sus ocupantes pretendían entregar la carga a presuntos narcotraficantes, publicaron ayer medios peruanos.

Según las notas, el operativo realizado por personal antidrogas de Juliaca tras un trabajo de inteligencia, luego de recibir la información de grandes cantidades de hoja de coca eran vendidas para la elaboración de droga en Bolivia.

La mercadería, según los datos, iba a ser recepcionada por dos mujeres peruanas en la frontera con Bolivia.

SEGÚN SAAVEDRA, PRESENCIA DE SENDERO LUMINOSO ES UNA PRESUNCIÓN

Peruanos cultivan coca en Bolivia

Rudy Velasco, abogado de la Federaciñon de Campesinos de Apolo, ayer denunció que alrededor de 100 familias peruanas están asentadas en territorio boliviano en el sector de San Fermín, donde las últimas horas el gobierno había denunciado que existen pozas de maceración, que siembran coca.

Dijo que ante la falta de presencia del Estado en esa región, fronteriza con  Perú, la presencia peruana si es evidente, lo que no ocurre en Miraflores o Copacabana, comunidades de Apolo distantes a unos seis dìas de caminata de la frontera, donde según el Gobierno hay peruanos.

“Necesitamos que las autoridades hagan una inspección en el lugar (en San Fermín)  y no hagan un show solamente en Apolo.

Quiero que vean la magnitud, son 6 días de caminata a pie desde Apolo hasta Cocos Lanza, realmente esta gente está librada a su suerte”, insistió el abogado.

Entre tanto, Lucio Bascopé,  comunario de este sector,  denunció que estas familias son incontrolables por lo que ha pedido que el Ejército que está asentado en la población de Apolo pueda trasladarse hasta este sector para sentar soberanía, debido a que en este sector de la frontera con Perú no existe presencia del Estado.

“En las comunidades fronterizas de Cocos Lanza y San Fermín (están) unas 100 familias por lo menos, nos han informado que en el río Cocos Lanza y el río Colorado se han asentado comunidades peruanas en territorio peruano, queremos que el Batallón se constituya ahí y haga su poblado, porque en Apolo nada tienen que cuidar”, agregó. El pasado martes, el viceministro de Régimen Interior, Jorge Pérez, aseveró la vinculación de extranjeros en el ataque a los uniformados en Apolo y informó que en San Fermín hubo una reunión donde algunos comunarios recibieron armas y planificaron el ataque.

El Ministro de Defensa, Rubén Saavedra admitió que, de momento, las investigaciones de la Fiscalía no “han confirmado la actuación” de narcotraficantes peruanos ni de Sendero Luminoso en los hechos de Apolo, y que esa es solo “una presunción, no se ha confirmado la actuación de estas organizaciones”, remarcó.

Los fiscales Leopoldo Ramos y Gregorio Blanco se trasladaron hasta Apolo con la finalidad ejecutar las ordenes de aprehensión contra seis personas (cocaleros) que presumiblemente participaron en la muerte de tres efectivos y un médico el 19 de octubre.