IBCE Data Tr@de



Santa Cruz, 19 de julio de 2013

Familia acusada de millonaria estafa rememora caso Finsa

Una mujer fue detenida ayer. La hija y el nieto de la aprehendida son acusados de ser los autores principales. El modus operandi es similar a lo ocurrido a finales de los años ochenta

Norma Maruja Frontanilla Vargas, de 70 años, fue aprehendida anoche en celdas de la Fuerza Especial de Lucha Contra el Crimen (FELCC), acusada de complicidad en un caso de estelionato y estafa. Su hija, Ludmila Navarro Frontanilla “Milita” y su nieto, Ramiro Augusto Jiménez Navarro, son buscados por las más de 20 personas que dicen haber perdido al menos un millón de dólares.

Este hecho rememora el caso de la inmobiliaria Finsa, a finales de los años 80, con más de 20 mil personas estafadas, que perdieron al menos 56 millones de dólares, después de que se decretara su quiebra en 1991.

La inmobiliaria administrada por los hermanos Arévalo pagaba un interés mensual de hasta 7 por ciento por los dineros que recibía. Miles de familias quedaron en la quiebra al haber confiado sus ahorros a Finsa.

NUEVA ESTAFA Las víctimas de este nuevo caso señalan que “Milita”, junto con su hijo, serían los principales artífices de la estafa a comerciantes, prestamistas y personas particulares en Cochabamba y La Paz. 

Los presuntos estafadores primero se ganaban la confianza de sus víctimas para luego pedirles grandes sumas de dinero, en calidad de préstamo, pero también como capital para un emprendimiento económico y pagaban 5 por ciento de interés mensual. 

“Ella nos conmovía, lloraba y levantaba el nombre de Dios todo el tiempo, hasta juraba por su hijo y su madre”, relató una víctima.

Varios de los denunciantes declararon que entregaron a Navarro montos de dinero por dos mil, diez mil y hasta 150 mil dólares para abrir una entidad financiera. 

Este dinero era prestado a otras personas que pagaban altos intereses. “Del dinero que le dábamos ella nos traía puntualmente los intereses, después se retrasaba días, y hasta que al final desapareció”, expresó otra de las víctimas que prefirió no identificarse. 

Denunciaron que ella utilizó los papeles de una pala mecánica, de un acreedor anterior, y haciendo algunas modificaciones utilizaba la copia de este documento a colores para sacar nuevos préstamos.

La detenida aguarda la audiencia de medidas cautelares en celdas de la FELCC. Los denunciantes la señalan como cómplice de la estafa, ya que tras la desaparición de su hija y su nieto, ella cobraba los intereses de los préstamos. 

En declaraciones al Ministerio Público, Frontanilla dijo que hace mucho rompieron relaciones con su hija, por problemas personales. 

TEMOR Las víctimas temen que Frontanilla pueda ser liberada apoyándose en un tráfico de influencias. Señalan que sus dos yernos serían altos oficiales de la Policía y ocuparon cargos en la Fuerza Anticrimen y Tránsito, en Cochabamba y Potosí.