Compartir:

 
 



IBCE E- 772/2016
NOTA DE PRENSA

CONTUNDENTE: 

BOLIVIA PIERDE CERCA DE 150 MILLONES DE DÓLARES CADA AÑO POR NO SUMAR EVENTOS BIOTECNOLÓGICOS

 

 

Inédito estudio determina que si se utilizaran nuevos eventos biotecnológicos en soya y maíz amarillo duro, cada año se conseguiría un incremento en la productividad de al menos 200.000 toneladas adicionales de soya y 87.000 toneladas en el caso del maíz, las mismas que resultarían en un beneficio de 150 millones de dólares, contribuyendo así a lograr la soberanía alimentaria de Bolivia, pero además, de forma ambientalmente sostenible ya que en tan solo un año se aplicarían 2.000 toneladas menos de insecticidas, se evitaría la emisión de 7.000 toneladas de dióxido de carbono y se ahorrarían 120 millones de litros de agua.

El estudio denominado "IMPACTO SOCIOECONÓMICO Y MEDIOAMBIENTAL DEL USO DE BIOTECNOLOGÍA EN BOLIVIA" fue presentado en Conferencia de Prensa organizada por la Asociación de Productores de Oleaginosas y Trigo (ANAPO) y el Instituto Boliviano de Comercio Exterior (IBCE), con el apoyo de la Cámara Agropecuaria del Oriente (CAO), llevada a cabo este jueves 19 de enero de 2017, en el Real Plaza Hotel & Convention Center, de la ciudad de La Paz. El documento fue elaborado por el reconocido economista boliviano, Lic. Luigi Guanella Iriarte, formado en la Universidad Católica Boliviana (UCB), con Maestría en Administración de Empresas en INCAE Business School (Costa Rica), quien cuenta con 15 años de experiencia en el campo agrícola/agroindustrial en Bolivia.

LOS ÉXITOS YA ALCANZADOS

Según indicó ANAPO, desde la introducción el año 2005 del primer evento biotecnológico en Bolivia, la soya resistente al glifosato o "Soya RR", Bolivia ahorró 177 millones de dólares hasta el 2015 y estimuló nuevas técnicas de producción favorables a la sostenibilidad de los cultivos como la "siembra directa" y "rotación de cultivos" siendo que el glifosato facilitó el control de malezas.

Además, ANAPO estima que de no haberse adoptado la "Soya RR", el rendimiento promedio de la soya convencional en el período 2005-2015 hubiera sido de apenas 1,71 Ton/Ha. Gracias a la Soya RR el rendimiento promedio subió a 2,1 Ton/Ha (incremento de casi un 20%). La adopción de la Soya RR hizo que la producción agregada de soya en Bolivia suba en 4 millones de toneladas, y evitó el desmonte de por lo menos 230.000 hectáreas, y permitió el ingreso de 1.700 millones de dólares adicionales por la exportación de soya y derivados (2005-2015) como resultado del aumento en la productividad.

LO QUE SE PODRÍA LOGAR

El estudio, en base a una proyección de área de cultivo de soya en Santa Cruz para la gestión 2016 de 1.290.000 hectáreas, devela que el beneficio económico incremental anual que se obtendría al producir con Soya RR y que además incorpore la resistencia a insectos lepidópteros con un nuevo evento, la Soya RR+Bt, serían 66 millones de dólares, producto de la reducción de 1.574 toneladas de insecticidas; y alrededor de 50 millones de dólares, resultado de una producción incremental de más de 200.000 toneladas de soya.

MAÍZ AMARILLO CON BIOTECNOLOGÍA

La incorporación del Maíz RR+Bt, resistente a malezas e insectos lepidópteros -que en el 2016, a consecuencia del ataque del "gusano cogollero" y el estrés hídrico reportó pérdidas superiores a las 180.000 toneladas de las 320.000 que se esperaban cosechar-, se traduciría en una drástica disminución del uso de herbicidas e insecticidas anual (376 toneladas, equivalentes a 12 millones de dólares anuales), con el consecuente aumento en la productividad en 87.000 toneladas, cuya comercialización se traducirían en 11 millones de dólares.

DISMINUYE EL USO DE INSECTICIDAS EN MÁS DEL 60%

La publicación evidencia que con los nuevos eventos biotecnológicos se evitaría el uso de más de un 60% del volumen de insecticidas en el caso de la soya, y en el caso del maíz se dejaría de usar más del 70%. Esto equivale a casi 2.000 toneladas/año menos.

Al dejar de utilizarse maquinaria para la aplicación de estos insumos, se disminuiría la emisión de más de 7.000 toneladas de dióxido de carbono, equivalente a retirar de circulación 3.200 automóviles en un año. En cuanto al uso del agua, habría un ahorro de 120 millones de litros que se equipara al consumo de aproximadamente 1.200 familias en un año en el Occidente boliviano.

OTROS SECTORES TAMBIÉN SE BENEFICIARÍAN

El valor agregado de la agroindustria aceitera sería de cerca de 15 millones de dólares, por una mayor molienda, lo que ayudaría a utilizar la actual capacidad ociosa; también habría una ganancia para el sector del transporte pues se generaría una carga incremental correspondiente a más de 10.000 camiones, con un positivo impacto de 3 millones de dólares de ingresos adicionales.

 

Santa Cruz, 19 de enero de 2017

   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   

 

Buscador de noticias