Compartir:

 
 



IBCE E- 1620/2016
NOTA DE PRENSA

Apoyada en la ciencia: 

Amplio respaldo de la población para producir más y mejores alimentos con biotecnología

 

 

El debate por el uso de la biotecnología como una herramienta para la producción de alimentos de buena calidad y a bajos precios en Bolivia parece ir quedando en el pasado, como lo demuestra una reciente encuesta realizada en el eje central, dando cuenta que 7 de cada 10 entrevistados se muestra a favor del uso de la biotecnología en el agro para producir más y mejores alimentos, siempre que haya respaldo científico de por medio. La información la dio a conocer el Presidente de EQUIPOS MORI, José Luis Gálvez, en Conferencia de Prensa realizada en La Paz, a la cual asistieron los máximos representantes de la CAO, ANAPO e IBCE. La encuesta fue realizada en agosto pasado en La Paz, Cochabamba y Santa Cruz

A la pregunta “¿está Ud. de acuerdo con el uso de biotecnología para ayudar a producir más y mejores alimentos, siempre y cuando tenga respaldo científico?”, un 54% dijo estar “de acuerdo” y un 13% respondió estar “muy de acuerdo” con el uso de este instrumento tecnológico que puede ayudar a los cultivos a enfrentar de mejor forma la sequía y el ataque de plagas; un 17% se mostró indiferente, sin estar a favor o en contra del uso de esta tecnología vigente desde el 1996, en 28 países. Así, un 67% de los encuestados se mostró a favor de la agrobiotecnología en Bolivia.

NECESIDAD IMPERIOSA

Julio Roda, Presidente de la CÁMARA AGROPECUARIA DEL ORIENTE (CAO), destacó los resultados de la encuesta y agradeció el respaldo de la población a su sector, que atraviesa por uno de los momentos más difíciles de su historia. Roda aseguró que “el uso de la biotecnología permitiría garantizar la rentabilidad del agricultor para que no tenga que sufrir nuevamente los negativos impactos del clima (sequía) y el ataque de los insectos, como el gusano cogollero, que hicieron estragos este año”.

Dijo que el uso de semillas genéticamente mejoradas resistentes a plagas y al stress hídrico podrían no solo evitar un nuevo golpe económico contra un sector productivo que es vital en cualquier país, sino también, para evitar el desabastecimiento y el encarecimiento de los productos alimenticios, así como para evitar el tener que volver a importar alimentos, ya que esto implica un grave retroceso en la soberanía alimentaria.

BUENA EXPERIENCIA CON LA SOYA

Reinaldo Díaz, Presidente de la ASOCIACIÓN DE PRODUCTORES DE OLEAGINOSAS Y TRIGO (ANAPO), no pudo ocultar su satisfacción por el espaldarazo de la población para utilizar la biotecnología en el agro -como ocurre ya con la soya genéticamente modificada en Bolivia, desde hace 10 años- permitiendo sembrar más de un millón de hectáreas en dos campañas, logrando la autosuficiencia del país ahorrando millones de dólares por la sustitución de importaciones de aceites y grasas, y aportando 1.000 millones de dólares/año por la exportación de soya y derivados.

¿Queremos triplicar la producción de alimentos hasta el año 2025? Entonces, es necesario activar el Comité Nacional de Bioseguridad a fin de avanzar en tal dirección. Urge autorizar nuevos eventos para la soya; ya resolvimos el problema del ataque de las hierbas, ahora precisamos de esta tecnología para enfrentar el cambio climático, la sequía y el embate de los insectos; igualmente para el maíz, cultivo de invierto que rota con la soya, ya que solo así garantizaremos la soberanía alimentaria”, puntualizó.

BOLIVIA, PAÍS AGROEXPORTADOR

Antonio Rocha, Presidente del INSTITUTO BOLIVIANO DE COMERCIO EXTERIOR (IBCE), a tiempo de subrayar la importancia de la encuesta, dijo que la biotecnología puede ayudar a apuntalar el esfuerzo agroproductivo privado y contribuir con la “Agenda del Bicentenario 2025” del Gobierno, ayudando a acabar con la pobreza extrema -que principalmente está en el campo- y a reducir la pobreza relativa en Bolivia, para lo cual el sector privado podría invertir 13.000 millones de dólares (10.000 en agropecuaria y 3.000 en agroindustria) en la perspectiva de “triplicar la producción de alimentos llegando al 2025 con una producción de 45 millones de toneladas de alimentos de calidad y a precios económicos, convirtiendo a Bolivia en un país agroexportador con valor agregado, dejando atrás su dependencia de recursos extractivos y no renovables, generando además un millón de empleos de calidad, dignos y sostenibles en el tiempo”.

OTROS HALLAZGOS

José Luis Galvez, Presidente de EQUIPOS MORI, señaló que hay una gran riqueza en la información recogida con la encuesta realizada del 9 al 11 de agosto pasado a 600 personas en las capitales de La Paz, Cochabamba y Santa Cruz; además, se percibe un gran espacio para informar a la población sobre la biotecnología en general y los alimentos transgénicos en particular. En este orden de ideas, destacó, p.ej., que más del 50% de la población encuestada reconoce que ya consume alimentos transgénicos, aunque no los identifique pese a su consumo tradicional, tal el caso del trigo, siendo que un 75% dijo no saber “que el trigo con el que se elabora el pan que consumimos es producto de mutagénesis”, llamando la atención que -una vez conocido este aspecto- el 60% dijo que -aun así- no dejará de consumir pan de trigo.

LA “TRIPLE B”

Gálvez destacó también como un “dato duro” y muy importante recogido por la encuesta, que la población a la hora de comprar alimentos para su familia, busca: a) Productos de calidad (43%); b) Que sean económicos (32%) y, c) Preferentemente de origen nacional (13%). De ahí que, consideradas estas tres principales menciones, la preferencia alimenticia es, por la “Triple B”: la gente quiere alimentos Buenos, Baratos y Bolivianos.

SOBRE LA ENCUESTA

La consulta pública fue realizada por EQUIPOS MORI, a solicitud de la revista “Negocios Press”, como un insumo informativo para un tema de investigación. El objetivo de la misma fue identificar la percepción ciudadana en el eje central sobre los alimentos genéticamente modificados y se realizó entre personas mayores de 18 años, hombres y mujeres, con un margen de error de 3,99%, asumiendo un nivel de confianza del 95%.

José Miguel Sánchez, Director de “Negocios Press”, indicó que la motivación de la investigación tuvo que ver con la controversia y polarización sobre la producción de alimentos orgánicos o transgénicos, “esta no es una cuestión menor ya que de por medio está la oportunidad de garantizar tanto la seguridad como la soberanía alimentaria”, indicó. Añadió que “la encuesta elaborada por EQUIPOS MORI pretende determinar, qué tanto ha calado la misma en la población y conocer, al mismo tiempo, qué posición tiene respecto al tema. Queda claro que para la gente la prioridad es una alimentación saludable y de buena calidad, por lo que deja de lado cualquier debate. Sumado a ello, no percibe a la biotecnología como un factor al que deba imponerse una carga negativa ya que, por el contrario, cree que puede mejorar los alimentos de manera sostenible y responsablemente”, indicó.

Los resultados de la encuesta fueron presentados en Conferencia de Prensa realizada en La Paz, el miércoles 5 de octubre de 2016, en el Real Plaza Hotel (ex Radisson), con la participación de José Luis Galvez, Presidente de EQUIPOS MORI; Julio Roda, Presidente de la Cámara Agropecuaria del Oriente (CAO); Reinaldo Díaz, Presidente de la Asociación de Productores de Oleaginosas y Trigo (ANAPO); Antonio Rocha, Presidente del Instituto Boliviano de Comercio Exterior (IBCE) y José Miguel Sánchez, Director de la revista “Negocios Press”.

Fuentes de consulta:

Julio Roda, Presidente CAO – Celular: 77002299
Reinaldo Díaz, Presidente ANAPO – Celular: 69201688
Antonio Rocha, Presidente IBCE – Celular: 72123500

 

ENCUESTA A LA SOCIEDAD CIVIL SOBRE ALIMENTOS TRANSGÉNICOS - BOLIVIA 2016
Resultados de la encuesta

 

 

 

Santa Cruz, 05 de octubre de 2016

 
 

 

Buscador de noticias