Compartir:

 
 
 

 

 
NOTA DE PRENSA

 

“TRÍADA VIRTUOSA PARA PRODUCIR MÁS Y MEJORES ALIMENTOS: AGROBIOTECNOLOGÍA, REGULACIÓN Y BIOSEGURIDAD”

 

Regular la biotecnología -un instrumento para producir más y mejores alimentos- para ser más competitivos y garantizar el abastecimiento con abundante oferta y bajos precios, enfrentando con mayores posibilidades de éxito las plagas y el cambio climático, es el gran desafío. Éstas y otras reflexiones similares fueron vertidas por 4 expertos en el Foro “AGROBIOTECNOLOGIA: SITUACIÓN ACTUAL Y PERSPECTIVAS” organizado por el Instituto Interamericano de Cooperación para la Agricultura (IICA) el 17 de agosto en dependencias de ANAPO, Santa Cruz, Bolivia, en el que se dialogó también sobre la importancia de la bioseguridad, a la luz de los vertiginosos avances que se están dando en el mundo en este campo, con claros beneficios no sólo para el consumidor -a través de productos sanos y seguros- sino también para el productor agrícola y el medio ambiente.

Juan Risi Carbone, Representante del IICA en Bolivia, a tiempo de destacar el profesionalismo y experiencia de los disertantes que plantearon nuevos desafíos productivos en el Foro, remarcó: “En el IICA reconocemos y somos respetuosos de las decisiones políticas de los países, y por ello contribuimos entregando información sobre los avances que hay en materia de biotecnología para que puedan tomar las mejores decisiones en torno a la agricultura”.

El Foro fue organizado por el Instituto Interamericano de Cooperación para la Agricultura (IICA), con apoyo de la Cámara Agropecuaria del Oriente (CAO), la Asociación de Productores de Oleaginosas y Trigo (ANAPO), el Instituto Boliviano de Comercio Exterior (IBCE) y el Centro de Investigación Agrícola Tropical (CIAT), con una gran participación ciudadana, destacando la presencia del Secretario de Desarrollo Productivo de la Gobernación de Santa Cruz, Luis Alberto Alpire.

AMÉRICA LATINA AÚN CON MITOS

En la actualidad, hay un cisma entre la ciencia y la cultura popular motivado por intereses ideológicos, políticos, económicos, religiosos ¡y esto puede tener efectos devastadores!” explicó el Doctor en Biología Molecular y Biotecnología  y Post-Doctorado en Fitopatología Molecular, Pedro Rocha, Coordinador de Biotecnología y Bioseguridad del IICA (Costa Rica), “estos prejuicios no ayudan a tener un marco regulatorio para la toma de eficiente decisiones que propicien el desarrollo de cultivos que produzcan más y mejores alimentos. El hecho de tener un marco regulatorio claro no implica necesariamente una aceptación o la introducción inmediata de cultivos transgénicos, al contrario, lo que se propone es que, ante una solicitud de investigación o de siembra de semillas genéticamente modificadas al país se pase por un grupo de expertos que hacen un análisis de riesgo para la aceptación o rechazo”.

Por su parte, la Ingeniera Biotecnóloga con Maestría en Biología y Sociedad y Especialidad en Manejo de Biodiversidad, Cecilia González, en relación al tema de regulación sobre bioseguridad, indicó que al carecer el país de una adecuada implementación como una política integral que articule diferentes actores del sector público, o como lo establece el Protocolo de Cartagena sobre Bioseguridad, la construcción de un Marco Normativo en Bioseguridad, se genera un vacío en distintos aspectos como son el monitoreo, control fronterizo, movimiento transfronterizo y al mismo tiempo no se logra desarrollar la investigación en estos temas.

FALTA REGULACIÓN Y POLÍTICAS COHERENTES: CUELLO DE BOTELLA

Por su parte, el Máster en Fitotecnia y Conservación y Manejo de Recursos Fitogenéticos y Biotecnología Vegetal Aplicada, Marín Condori, explicó que el sentimiento de temor hacia los cultivos genéticamente modificados se genera por la desinformación y la ignorancia del tema, lo que perjudica al país ya que es una ciencia que crece a nivel global y Bolivia está en el nuevo paradigma de la incertidumbre. "Debemos encarar esto como lo ha hecho Brasil, donde también tenían desconfianza por el uso de la biotecnología, pero la han superado de tal manera, que Brasil hoy es uno de los principales productores de alimentos del mundo. La tecnología de los transgénicos no es cuestión de técnica, sino pasa por una cuestión política e ideológica”.

A su turno, la PhD en Virología y BSc en Microbiología, Profesora Adjunta del Departamento de Biotecnología y Bioingeniería del Instituto Tecnológico de Monterrey, México, María Mercedes Roca señaló que “las políticas actuales de regulación de los Organismos Genéticamente Modificados son costosas y onerosas. La inacción no es una política adecuada y la reactivación del Comité Nacional de Bioseguridad de carácter técnico, es clave para el desarrollo de políticas agrícolas coherentes para Bolivia.” “Si hay un alimento que es altamente regulado, éste es el genéticamente modificado, a diferencia de los orgánicos o los convencionales, que no siempre lo son”, dijo, a tiempo de subrayar que “la biotecnología se está democratizando y domesticando, y es llamada por muchos ´biología sintética´. En un futuro próximo las universidades y centros de investigación de países en vías de desarrollo como Bolivia, podrán utilizar estas tecnologías para el beneficio de la sociedad”.

LA BIOTECNOLOGÍA AYUDA TAMBIÉN AL MEDIOAMBIENTE

La máxima autoridad departamental en el Foro, Lic. Luis Alberto Alpire,  Secretario de Desarrollo Productivo de la Gobernación de Santa Cruz, invitado a pronunciar las palabras de clausura del Foro, sostuvo que la organización de esta clase de eventos favorece al conocimiento y la información; explicó  que desde 1996  las semillas genéticamente modificadas están en el circuito de la producción en 28 países en el mundo, agregándose cerca de 280 millones de toneladas de maíz y casi 140 millones de toneladas de soya, contribuyendo a evitar la deforestación de 18 millones de hectáreas en el mundo, ayudando la biotecnología a mantener nuestros bosques, agua, lluvia y temperatura, y enfatizó que “con la biotecnología Bolivia podría tener cultivos no solo resistentes a la sequía sino también a plagas como el gusano cogollero que tanto daño ha hecho a la producción de maíz y sorgo en Santa Cruz, este año”.          

Santa Cruz, 17 de agosto de 2016

   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   

 

Buscador de noticias