Si no puede ver correctamente este e-mail, por favor haga clic aquí
  Suscríbase gratis Invite a un amigo www.ibce.org.bo Contáctenos  
Boletín Electrónico Semanal No. 236 - Bolivia, 08 de noviembre de 2017
 

El comercio exterior de América Latina y el Caribe volverá a crecer en 2017

Las caídas de los precios serán sólo un mal recuerdo para América Latina y el Caribe, que logrará un crecimiento de 10% en el valor de sus envíos de bienes al exterior, según la Comisión Económica para América Latina y el Caribe (Cepal). 

El informe anual del organismo, “Perspectivas del Comercio Internacional de América Latina y el Caribe, 2017”, señala que las importaciones de la región también se recuperarán, tras cuatro años de caídas en su valor, ya que se proyecta que crezcan un 7% en 2017. 

Pese a la incertidumbre macroeconómica y geopolítica, el comercio de América Latina y el Caribe experimenta mayor dinamismo de la demanda agregada en algunos de sus principales socios comerciales. Se espera que la región crezca 1,2% en 2017 y 2,2% en 2018, tras dos años de recesión, el mayor precio de varios de sus productos básicos de exportación, y el desmantelamiento de restricciones arancelarias y no arancelarias en algunos de sus países. 

Según el documento, la recuperación de las exportaciones regionales estará liderada en 2017 por los envíos a China y al resto de Asia (23% y 17% de aumento en valor, respectivamente), mientras que los envíos destinados a Estados Unidos y a la propia región tendrán una expansión cercana al promedio (9% y 10%, respectivamente). En tanto, las ventas a la Unión Europea serán menos dinámicas (con un 6% de aumento). 

Para el año en su conjunto, se proyecta un crecimiento del valor de las exportaciones intrarregionales de un 10%. El peso de éstas en los envíos totales de la región al mundo alcanzaría un 16,8%, nivel inferior al máximo de casi un 22% alcanzado en 1994, indica el reporte. La Cepal estima que el comercio intrarregional ofrece un gran potencial para las exportaciones de manufacturas y, en general, de productos de mayor elaboración. “Esto pone de relieve la urgencia de profundizar la integración regional, más aún considerando el reciente giro de la política comercial de los Estados Unidos y la incertidumbre asociada a la renegociación del Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN)”, señala. 

Respecto de los productos con alto valor agregado e intensivos en el uso de tecnologías de la información y las comunicaciones (TICs), donde encajan los servicios de telecomunicaciones, informática, los servicios financieros, los seguros y servicios de pensiones, las regalías por el uso de propiedad intelectual y diversos servicios empresariales, se ven muchas oportunidades, especialmente, ligadas a los procesos de outsourcing. 

“El dinamismo exportador de la región depende de la puesta en marcha de políticas públicas activas de largo plazo. Se necesitan también estrategias público-privadas con objetivos claros para promover el capital humano y el ecosistema digital, incentivar las exportaciones y la atracción de inversión extranjera directa, así como profundizar la integración regional en servicios”, indicó Alicia Bárcena, Secretaria Ejecutiva de la Cepal. 

Comercio agropecuario 

La región en su conjunto es exportadora neta de productos agrícolas y el peso del sector agropecuario en las exportaciones regionales ha aumentado fuertemente en este siglo, pasando del 17% en 2000 al 26% en 2016. En tanto, la participación de la región en las exportaciones agropecuarias mundiales también ha crecido, aunque en menor medida: del 10% en 2000 al 13% en 2016. 

En este sentido, la Cepal destaca que las exportaciones agropecuarias de América Latina y el Caribe mostraron una resiliencia mayor que sus envíos totales en el período 2012-2016, el de peor desempeño exportador de la región desde la década de 1930: mientras que en tal período el valor de las exportaciones agropecuarias regionales disminuyó solo un 1%, la contracción del total de sus exportaciones fue de un 21% como resultado de cuatro años consecutivos de caídas. 

Las cifras incluidas en el estudio muestran una alta heterogeneidad en la región. En el último decenio, América del Sur ha originado en promedio el 80% del valor de las exportaciones agropecuarias de toda la región, México el 11%, Centroamérica el 7% y el Caribe solo el 1%. La canasta exportadora regional está claramente dominada por los productos básicos como el azúcar, el café sin tostar ni descafeinar, los porotos y tortas de soja, el maíz y la carne bovina congelada. Por el contrario, la región presenta un pobre desempeño exportador en productos elaborados. 

No obstante, la alta concentración en materias primas impone el urgente desafío de “descomoditizar” la canasta de exportaciones, tal como ocurre en otros sectores vinculados con los recursos naturales. Para ello resulta indispensable desarrollar atributos diferenciadores, tales como calidad, marca, trazabilidad, inocuidad y certificaciones internacionales (de producción orgánica, comercio justo o baja huella ambiental, entre otras), que permitan alcanzar precios más altos en los mercados mundiales, indica el organismo. Asimismo, se requiere generar condiciones más propicias para procesar en la región aquellos productos que hoy se exportan casi exclusivamente en forma bruta, afirma la Secretaria Ejecutiva de Cepal.

Fuente: Mundo Marítimo
Publicado: 04/11/2017

Comparte esta información:
Facebook Twitter WhatsApp Email Google+ Addthis
 
Comparte esta información:

Facebook Twitter WhatsApp Email Google+ Addthis
 
 
Cotas, proveedor oficial del Sitio Web del IBCE
 

Recibes este boletín porque tienes una suscripción con IBCE, haz clic aquí para modificar tu suscripción o darte de baja.